Seleccionar página

El ataque misilístico contra una base aérea siria del 7 de abril de 2017 ordenado por el presidente Trump complica aún más la guerra injusta lanzada contra Siria desde 2011. 

 

 

Dando por buena la versión que responsabiliza a Siria de un dudoso ataque químico, Trump ha hecho lo mismo que todos los presidentes de los EE.UU. han hecho: violar el derecho internacional, pisotear la soberanía de los países, ejercer por cuenta propia de “juez internacional” y emplear la violencia militar contra la humanidad. Trump, que afirma “proteger a la civilización”, sabe bien que su país es el responsable principal de la agresión contra Siria, porque desde 2011 viene armando y enviando ejércitos terroristas, movilizando agresivamente a la OTAN, protegiendo los ataques de Turquía e Israel e impulsando sanciones contra el país árabe. Trump eleva a niveles alarmantes la tensión mundial al provocar a Rusia e Irán en una escalada militar imprevisible. Lo que también reafirma el rol subalterno de España en los planes belicistas estadounidenses al emplear barcos con base en Rota para atacar a un país soberano.

De su agresión sólo sacan beneficios los terroristas de Al Qaeda, los Hermanos Musulmanes y Estado Islámico en sus incesantes crímenes contra la humanidad y el pueblo de Siria. Son estos grupos armados quienes disponen de armas químicas y quienes deben ser sancionados, no el Ejército Sirio que protege a la población y los combate desde esa misma base que ha sido atacada.

La Paz debe venir lo antes posible de manera negociada con el Gobierno Sirio como actor principal junto a los demás actores, incluyendo a la oposición. El mundo debe exigir a Trump que abandone el camino agresivo, unilateral y terrorista que ha seguido Obama que ha fracasado por completo y sólo ha servido para desestabilizar el mundo, fomentar el terrorismo y provocar un número incalculable de muertos y heridos.

Es ya necesario que los pueblos salgan a las calles para exigir el fin de los ataques y sanciones contra Siria y el establecimiento pleno de la Paz en este castigado país que altivamente viene defendiendo su soberanía e integridad territorial.

El Movimiento de Apoyo a Siria llama a realizar actos públicos para luchar por la paz y exigir el fin de las agresiones contra Siria.

Es más importante y necesaria que nunca la Conferencia por la Paz y la solidaridad con Siria que va realizarse en Madrid el próximo 29 y 30 de abril, que debe representar la voz digna y firme de la mayoría que exige el fin inmediato de tanta injusticia, brutalidad, exterminio y abuso que las potencias occidentales vienen infligiendo al noble pueblo de Siria.

La movilización más amplia y unitaria debe parar esta guerra criminal contra Siria y la humanidad entera.

Movimiento de Apoyo a Siria

8 de abril 2017.