Seleccionar página

En el marco de las negociaciones de paz de Astaná, Rusia, Irán y Turquía han acordado la creación de varias “zonas de distensión” para evitar enfrentamientos armados entre las tropas gubernamentales y los grupos armados que combaten al Gobierno. Esta agenda, que tiene como fin ir solucionando el conflicto por la vía del diálogo y la negociación, permitirá concentrar los esfuerzos en liberar otras zonas bajo control del Estado Islámico, como el enclave gubernamental de Deir Ezzor, que lleva tres años resistiendo un brutal cerco por parte de los terroristas.

 

 

Las áreas de seguridad acordadas son las siguientes:

1. Prácticamente toda la provincia de Idlib.

2. Una parte de las provincia de Alepo.

3. Una parte de la provincia de Latakia.

4. El norte de Homs y una parte de la provincia de Hama.

5. La parte este de los suburbios de Goutha en Damasco.

6. Parte de las provincias de Daraa y Quneitra en el sur.

 

 

 

MEDIDAS DE PAZ

Entre las medidas que refuerzan el cese de hostilidades en estas “zonas de distensión”, todas situadas en la parte occidental del país, también se incluye el cese de las acciones de la aviación siria.

Alrededor de estas zonas se establecerán “áreas de seguridad” o  “zonas tapón” para evitar los enfrentamientos terrestres.

El acuerdo exceptúa las operaciones contra los movimientos terroristas Estado Islámico (ISIS/DAESH) y el otrora denominado Jahbat Al-Nusra, hoy Jabhat Fateh Al-Sham, la “marca blanca” de Al-Qaeda en Siria.

Las medidas excluyen a la ONU de cualquier papel en la vigilancia del cumplimiento de este memorando.

Bashar Yaafari, jefe de la delegación siria en las negociaciones anunció que el Gobierno apoya esta iniciativa rusa  «de freno a la escalada». También el viceprimer Ministro y Ministro de Exteriores y Expatriados, Walid al Muallim, comunicó en rueda de prensa que Siria apoya los acuerdos de la Cuarta Reunión de Astana entre Rusia, Irán y Turquía, en particular en lo relacionado a la firma de este memorando para la creación de las citadas “zonas de distensión” .  Destacó que “el Gobierno sirio se adhiere al acuerdo partiendo de su interés por detener el derramamiento de la sangre del pueblo sirio y mejorar su nivel de vida”. No obstante mostró sus reservas con las intenciones de Turquía porque opina que “desde el estallido de la crisis, ha sido muy hostil a los intereses del pueblo sirio y ha contribuido al derramamiento de sangre siria”.

El acuerdo, que entró en vigor el pásado 6 de Mayo, cobró gran fuerza al conocerse el respaldo del Departamento de Estado de los EE. UU., que expresó en un comunicado que apoya los esfuerzos de Rusia y de Turquía por intentar reducir la violencia en Siria, llamando a la oposición siria a participar activamente en las negociaciones. No obstante también expresó su preocupación por la participación de Irán en los acuerdos. El comunicado especifica que el subsecretario en funciones, Stuart Jones, estuvo presente en las negociaciones, aunque E.E.U.U no haya formado parte de ellas.

Estas “zonas de distensión” pueden favorecer los procesos de reconciliación nacional impulsadas por el Ministerio de Reconciliación Nacional que dirige el opositor interno Ali Haidar, que desde 2012 han devuelto a la normalidad a cerca de tres millones de sirios a través del diálogo y la concesión de amnistías.

 

DEIR EZZOR

Este escenario plantea la posibilidad de una gran ofensiva gubernamental hacia Deir Ezzor, con el objetivo de levantar el cerco de ISIS sobre su último enclave en el valle del río Éufrates, que se mantiene desde 2014.  La dinámica del Ejército Árabe Sirio y sus aliados, que en los últimos meses continúan cerrando bolsas de resistencia en Damasco y alrededores, con la consiguiente optimización de recursos y soldados para cubrir más frentes, le ha permitido ir ensanchando hacia el norte y hacia el sur el perímetro en torno a Palmyra, lo que hace pensar en una posible ofensiva estratégica por el eje central de Siria prolongando el saliente de Palmyra/Tadmur, primero hacia Arak, después hacia Al-Suknah, hasta llegar a las estribaciones de Deir Ezzor. Se ha comenzado a atacar el saliente de Homs, lo que puede indicar que se quieren proteger los flancos de la ofensiva todavía más. Esta estrategia incluye además la posibilidad de rodear a los terroristas en el Qalamoun oriental y atacar por el norte de forma simultánea hasta llegar hasta Ithiria y enlazar con la carretera de Kahanaser.

 

 

Alcanzar Deir Ezzor supondría la mayor victoria gubernamental desde la liberación de Alepo. En lo militar, permitiría liberar un activo de entre cuatro y cinco mil soldados de lo más curtidos y experimentados, que al mando del General sirio de la Guardia Republicana Isam Zahreddine, llevan tres años años resistiendo un duro asedio del ISIS, que hasta ahora solo ha podido romperse por vía aérea con abastecimientos lanzados en paracaídas por la ONU y la aviación de la República Islámica de Irán. También permitiría recuperar al Gobierno toda la zona central de Siria, que aunque desértica, tiene en su subsuelo las segundas reservas de hidrocarburos de Siria después de las de Qamishli, con las cuales podría hacer acopio de divisa para ir haciendo frente a los pagos de créditos iraníes a largo plazo, que son los que sustentan el esfuerzo económico de esta guerra.

 

Issam Zahreddine, General de la Guardia Republicana que ha dirigido la resistencia de Deir Ezzor durante tres años de brutal asedio de ISIS.

 

RESISTENCIA DE ISIS

El Estado Islámico (ISIS/DAESH), que ya está sufriendo un importante desgaste en el norte en Raqqa y Taqba contra las tropas sirio-kurdas de las SDF que tratan de arrebatarle su capital, incluso en los peores momentos da muestras inauditas de resistencia, recurriendo a métodos asimétricos de guerra como los SBVEIDs, tal y como hizo en la fallida ofensiva gubernamental de hace un año de Ithiria a Raqqa. Métodos que por cierto, ya están copiando otros grupos armados terroristas, como se pudo comprobar en las recientes ofensivas de Hama y de Damasco de hace pocos meses.

 

 

 

 

MOVIMIENTO DE TROPAS EN LA FRONTERA DE JORDANIA

Damasco y su aliados mantienen la alerta después de que unos 400 vehículos militares fueran descubiertos emplazados en una base militar jordana cerca de la frontera con el desierto sirio. Se teme que los contingentes extranjeros de Jordania, el Reino Unido, EE.UU., Israel y Arabia Saudí, ante los acuerdos de pacificación de Astaná, de los que todos esos países están excluidos, pretendan abrir un nuevo frente en el sur del país, donde podrían lanzar una incursión para ayudar a sus aliados del Ejército Libre Sirio (ELS) atrincherados ​​en el paso fronterizo de Al-Tanf.

Rusia, Irán y Siria han discutido esa cuestión y han confirmado que los tres países tienen “procedimientos comunes contra cualquier agresión que pueda tener como blanco el territorio sirio”. En este contexto, el Ministro de Exteriores ruso Sergey Lavrov ha indicado que Moscú ha recibido indicios extraoficales de que EE.UU. está concentrando material bélico cerca de la frontera jordano-siria para cortar las comunicaciones del grupo terrorista EIIL (Daesh, en árabe) en Siria e Irak.

 

Imágenes de los movimientos de tropas captados por drones sirios en una base jordana cerca de la frontera con Siria.

 

 

Desde el Movimiento de Apoyo a Sira (M.A.S.) saludamos esta iniciativa de paz de manera positiva, puesto que creemos que puede ayudar de forma determinante a derrotar al terrorismo  y poner fin al conflicto por medio de una solución política que garantice la integridad territorial de la República Árabe Siria, reduzca los costes humanos y materiales y acabe con el sufrimiento de la población civil. Del mismo modo alertamos de la posibilidad real de que los enemigos de la paz en Oriente Próximo, esos que se empeñan en seguir desangrando Siria y prolongando eternamente este conflicto, puedan ejecutar o escenificar nuevos atentados de bandera falsa, como los de Goutha en 2013 o los de Kan Sheijum en 2017, con los que derribar estos intentos de resolver el conflicto por la vía del diálogo y la negociación y seguir tratando de justificar su tan ansiada invasión militar directa contra la República Árabe Siria.

 

MOVIMIENTO DE APOYO A SIRIA (M.A.S.)

9 de Junio de 2017.